Paseo Virtual


Deporte

Videos 2

Visitas

Lo mas leido

TIMELAPSE

zarraclaca On Tuesday, September 13, 2005


 
Pepe Marchena o Niño de Marchena - nombre real: José Tejada Martín - (Marchena Sevilla; 7 de noviembre de 1903 – Sevilla; 4 de diciembre de 1976) fue un cantaor flamenco español.
Se dio a conocer como Niño de Marchena, fue uno de los grandes en la época de la Ópera Flamenca, destacando con estilos como fandangos, tarantas, malagueñas.
Fue el más popular en su momento, creó la colombiana, único palo flamenco creado en el siglo XX e introdujo recitativos en el cante y mezcló estilos con otros.



Una mujer de bronce eleva sensualmente un codo, mientras se entrelazan sus manos. Es de una sensualidad insinuada y tímida. Cerca de ellas, tres mujeres vestidas de negro de la cabeza hasta los piés avanzan juntas. La última imagen muestra una tradición cerrada y contundente. La primera un tímido intento de avance. Así es Marchena -atrapada entre la tradición y la modernidad, entre pasado y futuro- y así fue la obra escultórica de Lorenzo Coullaut-Valera (1876-1932). La mujer sensual es tango, una de sus últimas esculturas (1931), y las tres mujeres son la representación de la mujer de manto y saya, la mujer tradicional.
Ambas esculturas pueden verse en el museo Coullaut Valera abierto en 1990 en el torreón almohade de la Puerta de Morón. Su padre Alfred Coullaut quería un hijo ingeniero francés, Teresa Varela un escultor andaluz, heredero de la sensualidad romana.
Fue el tío Juan Valera quien acabó de incluinar la balanza en favor del escultor, abriéndole las puertas de la alta sociedad madrileña adonde Lorenzo se instaló pronto.
"Como salí de aquí tan niño y he vuelto hecho un hombre, es singular la impresión que me causan todos estos objetos que guardaba en la memoria. Todo me parece más chico, mucho más chico, pero también más bonito que el recuerdo que tenía ". Este fragmento de la novela Pepita Jimenez,(1874) obra del tío Juan Valera, bien podría haber salido de la boca de su sobrino Lorenzo. De hecho, la primera parte de su inmortal novela, la tituló así, "cartas de mi sobrino".
A partir de 1898 Lorenzo se establece como escultor, recibe la protección del marchenero José María Salvador Barrera, obispo de Madrid. Pero Lorenzo quería ser un escultor andaluz. Pariticipa en el movimiento andalucista junto a Blas Infante y los hermanos Alvarez Quintero. Idea su monumento de Bécquer en Sevilla (!9911) . Tres muchachas marcheneras posaron para las simbólicas figuras de el amor presente, el amor futuro y el amor pasado, y cuenta la leyenda que aún vive alguna.
No es ajeno a la imaginera andaluza, realizando algunas tallas procesionales, aunque sería su hijo Federico se especializaría en ella. Pronto levantó varios monumentos en su pueblo, como el del Padre Alvarado, o el mausoleo de los padres del obispo de Madrid en la iglesia de San Sebastián. Finalmente sería el madrileño monumento a Cervantes el que marcaría el mayor hito de su carrera, legándonos su obra más difundida y reconocida. Lorenzo murió poco antes de la guerra civil que se llevó por delante a otro artista Montes de Torres, quien desarrolló un realismo tradicional.
Alfonso Fraile (Marchena 1930-Madrid 1988) tomó el testigo de Coullaut, y reivindica la libertad creativa propia de una nueva generación de artistas que rompe con la tradición. Formado en Madrid, -y en el entorno de Vazquez Diaz-, comienza a expresarse a través de la abstración para desembocar en 1970 en un expresionismo satírico y caricaturesco. Fue premio nacional de pintura y el museo Reina Sofia le dedicó una retrospectiva en 1999, cuando se dio a conocer para el gran público.
El granadino Emilio Parilla, profesor de arte en Marchena, (de 1982 a 2003) une las técnicas tradicionales artesanales con los últimos lenguajes artísticos, logrando un resultado original, fuera de modas y tendencias. Reivindica la sencillez, y la poética del orden y la geometría. Expone sus obras actualmente en ARCO -la feria de arte contemporáneo de Madrid- y las galerías más importantes de España y el extranjero.
Además de su obra, Parilla destaca por haber formado e influido a las futuras generaciones de artistas marcheneros.